Sin categoría

La vida a -20 grados

Residencia de la Embajada de Colombia, marzo 2 de 2019.

Carros varados por el frío; niños que tienen que caminar sobre andenes copados de nieve como si estuvieran transitando una pista de obstáculos; calles congeladas que se confunden con pistas de hielo; personas cubiertas con capas de ropa; avisos en la radio que anuncian riesgos de congelación. Escenas típicas de un día del largo invierno canadiense.

Un artículo del Globe and Mail (marzo 2, 2019) establece que en el mes de febrero del año en curso, en Ottawa, la capital canadiense, cayó 56% más nieve que en años pasados con un récord de 263 centímetros durante esta temporada, y que en ciudades como Saskatoon la temperatura promedio en febrero fue de -24 grados centígrados, con días de vientos que bajaban hasta -55 grados.

Más allá de las anécdotas sobre el invierno, resulta importante analizar las causas de una época invernal atípica, que ha sido especialmente dura incluso para los canadienses.

El debate sobre el calentamiento global y las consecuencias de éste en la manera como vivimos, adquiere mayor relevancia en la medida que empezamos a sentir en carne propia que esto no es un asunto de científicos sino que toca y afecta nuestras actividades cotidianas más básicas. Y, para no quedarnos en un debate de latitudes nórdicas, recordemos que Colombia es uno de los países más vulnerables al cambio climático y que por lo tanto lo que ocurre al norte del globo, no debe ser tan indiferente para nosotros.

@FedericoHoyos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s